Mother carrying daughter on her shoulders La exposición a sustancias químicas ambientales, especialmente al inicio de la vida, es un factor importante que contribuye al desarrollo del cáncer de mama, de acuerdo con la revisión más exhaustiva de estudios humanos hasta la fecha. Los hallazgos podrían ayudar a informar las estrategias de prevención dirigidas a reducir la incidencia de la enfermedad, ya que las tasas continúan aumentando en todo el mundo.
En el 2007, los investigadores del Silent Spring Institute publicaron en la revista Cancer, un histórico estudio sobre el estado de la ciencia sobre el vínculo entre los químicos ambientales y el cáncer de mama. El estudio ha identificado 216 productos químicos que causan tumores mamarios en los animales y proporcionó una guía para el estudio de estos productos químicos en los seres humanos. “Esa fue una verdadera llamada de atención”, dice la Dra. Julia Brody, directora ejecutiva y científica senior de Silent Spring. “Ahora, diez años después, vemos que la evidencia es aún más fuerte”.
 
Desde la primera revisión, se han publicado cientos de estudios sobre sustancias químicas ambientales y el cáncer de mama. Para capturar y sintetizar la evidencia humana, Brody y su equipo realizaron una búsqueda sistemática de la literatura e identificaron 158 estudios de epidemiología publicados entre 2006 y 2016. Los investigadores revisaron críticamente cada estudio a la luz de la ciencia emergente sobre la biología subyacente del cáncer de mama, como la influencia de los genes y las hormonas en el desarrollo de la enfermedad.
 
El estudio del equipo publicado en línea el 6 de octubre en la revista Environmental Research, llevó a varias conclusiones. Los resultados de estudios clave sugieren que la exposición a sustancias químicas temprano en la vida -en el útero, durante la pubertad y durante el embarazo- aumenta el riesgo a desarrollar cáncer de mama más adelante. Por ejemplo, la exposición temprana al DDT, las dioxinas, el PFOSA químico altamente fluorado y la contaminación del aire, se asocian con un aumento del riesgo de cáncer de mama de dos a cinco veces mayor. La exposición temprana en el lugar de trabajo a altos niveles de solventes orgánicos y componentes de gasolina también es un factor de riesgo importante.
 
“Durante estas llamadas ventanas de susceptibilidad, el cuerpo está cambiando, las células mamarias se están dividiendo rápidamente y el tejido mamario se vuelve vulnerable al daño de los productos químicos”, dice la autora principal Kathryn Rodgers, investigadora del Silent Spring.
 
Las variaciones en los genes de las personas también pueden afectar la forma en que los cuerpos de las personas responden a ciertos químicos ambientales. El Proyecto del Estudio del cáncer de mama de Long Island, que resultó en muchas publicaciones sobre exposiciones ambientales y cáncer de mama, encontró que entre las mujeres expuestas a hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAPs) -sustancias quimicas en el escape de vehículos- las que tenían ciertas variantes genéticas tenían un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama. La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) clasificó la contaminación del aire exterior como carcinógeno humano en el 2013, y se ha demostrado que muchos de los componentes de la contaminación del aire causan tumores de mama en animales.
 
La creciente preocupación por los productos químicos en los productos de consumo cotidianos también ha llevado a una serie de nuevos estudios. Muchos productos químicos de consumo, como BPA y ftalatos, son disruptores endocrinos. Interfieren con las hormonas del cuerpo y pueden producir efectos en dosis bajas. Los resultados de los estudios en animales sugieren un vínculo entre el cáncer de mama y los disruptores endocrinos, mientras que la evidencia de los estudios en humanos es más limitada, dice Rodgers.
 
“Todos los días, entramos en contacto con muchos productos químicos diferentes, y nuevos productos se introducen constantemente en el mercado”, dice ella. “Desafortunadamente, es difícil medir la exposición a múltiples sustancias químicas en múltiples ocasiones en la vida de una persona”.
 
El otro desafío es que el cáncer de mama puede tardar años en desarrollarse. “No es práctico, ni ético, esperar décadas para que las mujeres desarrollen cáncer de mama para descubrir si un químico causó su enfermedad”, dice la Dra. Marion Kavanaugh-Lynch, directora del Programa de investigación del cáncer de mama en California (CBCRP). “Esta revisión exhaustiva de la ciencia confirma que debemos adoptar un enfoque de precaución”.
 
El cáncer de mama es el cáncer más común en las mujeres en todo el mundo y las tasas de incidencia en los Estados Unidos se encuentran entre las más altas del mundo. “Lo que muchos no se dan cuenta es que el cáncer de mama es en gran medida una enfermedad prevenible”, dice Brody. Solo del 5 al 10 por ciento de los casos se deben a genes heredados de alto riesgo como BRCA1 y BRCA2. “Tradicionalmente, las hormonas farmacéuticas, el ejercicio y otros factores del estilo de vida han encabezado la lista de factores de riesgo prevenibles. Ahora, las exposiciones químicas están llegando a la cima de esa lista”, dice ella.
 
Los consumidores pueden tomar algunas medidas para reducir sus exposiciones al elegir productos más seguros, dice Brody. Pero, ella y sus colegas argumentan que se necesitan políticas de seguridad química más fuertes y protecciones ambientales para proteger al público de estas exposiciones generalizadas.
 
De los 10 productos químicos en los EE. UU., la Agencia de Protección Ambiental ha priorizado (para su revisión bajo la Ley de Control de Sustancias Tóxicas (TSCA)) a cinco, los cuales son carcinógenos mamarios o productos químicos relacionados con el cáncer de mama. “Es un buen comienzo”, dice Brody. Las pruebas de seguridad química también se pueden fortalecer, dice, para que los productos se consideren seguros antes de que se comercialicen.
_________
 
Para obtener consejos sobre cómo reducir la exposición a productos químicos dañinos en el hogar, descargue Detox Me, la aplicación móvil gratuita del Silent Spring para una vida más sana.
 
El financiamiento para este proyecto fue otorgado por medio de ayudas de la Fundación Avon para Mujeres y contribuciones caritativas al Instituto Silent Spring.
 
Referencia: Rodgers, K.M., J.O. Udesky, R.A. Rudel, J.G. Brody. 2018. “Químicos ambientales y el cáncer de mama: una revisión actualizada de la literatura epidemiológica informada por mecanismos biológicos.” Environmental Research. 160: 152-182

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *